Mindfulness y meditación

La unión de la psicología con las prácticas de atención plena es un nuevo paradigma que ha entrado con fuerza en los últimos años, gracias a numerosas investigaciones que muestran sus enormes beneficios.

Estas prácticas nos permiten conocer nuestra mente y saber cómo creamos sufrimiento, dándonos herramientas para disolverlo. También nos permiten estar más en el presente, y menos en el pasado y futuro, así como salir de los automatismos, el estrés y el modo de preocupación constante en que vivimos inmersos.

Diferencias entre mindfulness y meditación

El objetivo de la meditación es simplemente ser. Hay decenas de técnicas que nos invitan a llevar nuestra mente al momento presente, observando y dejando pasar todo lo que surja. Éste por sí solo es el objetivo de la meditación, aprender a ser en el presente y desidentificarnos de los contenidos cambiantes de nuestra mente.

En cuanto a mindfulness, éste es un término inglés que traduce la palabra de origen budistasati’, cuyo significado implica consciencia, presencia y aceptación. El concepto minfulness fue desarrollado a finales de los años 70 en EEUU por psicólogos e investigadores reputados tales como Jon KabatZinn, Ronald Siegel o Jack Kornfield, y consiste en aplicar técnicas meditativas a los problemas cotitianos con un objetivo psicoterapéutico. En concreto las prácticas que se usan en mindfulness están diseñadas específicamente para disolver los patrones neuróticos en que vivimos en la sociedad occidental.

Mindfulness es también un tipo de meditación conocida también con el nombre de vipassana o monitoreo abierto. El objetivo es conocer el funcionamiento de la mente observando y manteniendo una actitud de aceptación o amabilidad afectuosa de todo lo que surja, permitiendo que se disuelva por sí solo o retirándole la atención y dejándolo ir. Esto nos permite desligarnos de la tiranía mental del pensamiento repetitivo y el juicio constante.

Por tanto, se puede aplicar dentro de cualquier terapia como herramienta complementaria y es terapéutico en sí mismo, dado que nos ayuda a observar el comportamiento automático de la mayoría de nuestros actos y tomar las riendas de nuestra mente lugar de ser arrastrados por ella.

Hay tres tipos de técnicas que utiliza la meditación mindfulness:

Concentración. Entrenar la mente a mantenerla enfocada en un punto u objeto de atención (práctica preliminar).

Mindfulness per se Mantener la atención abierta; es decir, estar atentos a todo lo que va surgiendo en el campo de nuestra conciencia sin dejarnos llevar por los contenidos: ni por los pensamientos ni por las sensaciones ni por las emociones que puedan venir, poniendo la atención en la conciencia observadora misma.

Prácticas de amabilidad compasiva o loving kindness -Es una práctica para abrir el corazón, empezando por uno mismo y extendiéndola luego a todo lo demás.  No solo es una práctica por sí misma sino que contiene una de las actitudes básicas de mindfulness: aceptar con una actitud de apertura, amabilidad, aprecio e interés todo lo que va surgiendo en el momento presente.

Beneficios de Mindfulness:

Capacidad de cultivar una mayor conciencia sobre el momento presente con aceptación.
Conocer el funcionamiento de la mente y su tendencia a la insatisfacción permanente.
Desidentificación con los pensamientos, emociones y estados de ánimo (que no son hechos, sino fenómenos variables y cambiantes)
Liberación de patrones automáticos e inconscientes.

Como consecuencia de esto:

Mayor capacidad de concentración y efectividad mental
Aumento de ecuanimidad, seguridad y confianza
Aumento de sensaciones de satisfacción y bienestar
Aumento del nivel de energía y vitalidad
Aumento de oxígeno en el organismo y de las funciones del metabolismo
Fortalecimiento del sistema inmunológico
Reducción de la necesidad de descanso
Equilibrio de la tensión arterial
Mayor resistencia frente a hábitos erróneos: comidas excesivas, tabaco, alcohol en grandes cantidades ..
Reducción del estrés

 

Más sobre meditación ..

Estar en silencio es el arte más simple del mundo. No es una acción, sino una no acción. Observa, sé como un observador que desde la montaña contempla lo que sucede en el valle. Es cuestión de práctica. Todo lo que necesitas es un poco de paciencia. Los viejos hábitos habrán de perdurar; las ideas seguirán precipitándose. Y tu mente siempre está como si fuera la hora punta, en pleno embotellamiento. Tu cuerpo no está acostumbrado a sentarse en silencio: te moverás y cambiarás de postura. No hay de qué preocuparse. Simplemente, observa que el cuerpo se está moviendo y dando vueltas, que la mente está convulsionada, llena de ideas (consistentes, inconsistentes, fútiles), fantasías, sueños.. Quédate en el centro, observando“. Osho

Cuando nuestra mente está en calma, nuestra psique está en armonía con la estructura del universo“. Carl Jung

La auto-observación es la esencia de la sanación. Gracias al observador florece la auto-conciencia, entramos en contacto con nuestro cuerpo, nos relajamos y percibimos cómo estamos, qué sentimos, quienes somos.., poco a poco nos vamos desapegando de nuestros conceptos y accedemos a preguntas y respuestas más profundas de nuestro propio ser. Desarrollar una conciencia meditativa supone descansar en el centro de nuestro ser, y para acceder a él se necesita permitir, soltar el control, y entrar en ese espacio en el que todo fluye naturalmente.

El trabajo tan solo consiste en relajarse, observar y permitirnos acceder a capas más profundas de nuestra mente, más allá del ruido mental que continuamente nos bombardea.. Al entrar en contacto con nosotros mismos, entramos en una consciencia más incluyente, dándonos más cuenta de todo lo que somos, lo que hay a nuestro alrededor y en nuestro interior.

Nuestro cuerpo físico, mental y emocional se equilibran y se calman, estamos más en contacto con la totalidad de lo que somos y desde aquí surgen nuevas respuestas a lo que estamos viviendo, liberándonos de nuestros patrones automáticos.

Darnos el espacio para estar con nosotros mismos, ser conscientes y estar atentos es meditación, y es a la vez terapia. La base del darse cuenta.

Llega un momento en el que te conviertes en la meditación, ya no la necesitas. Entonces podrás estar activo, e incluso en esa actividad serás siempre un observador pasivo. En ese momento ya no serás más el actor: te habrás convertido en la consciencia observadora“.

La meditación no es un trabajo, sino un juego.. No es algo que debas hacer para conseguir un objetivo: estar en paz, sentir dicha.. sino algo que debe ser disfrutado como un fin en sí mismo. Tu darte cuenta te vuelve fresco e inocente. La dimensión festiva es lo más importante que hay que entender, y la hemos perdido por completo. Festivo quiere decir estar con la capacidad de disfrutar momento a momento todo lo que viene“. Osho

Meditaciones guiadas

Son sesiones individuales o grupales de aproximadamente una hora de duración, en las que a través de la música, la visualización creativa y otras técnicas nos permitimos relajarnos y entrar en contacto con nosotros mismos de forma más profunda de lo que lo hacemos en la vida diaria. Esto facilita que nuestro cuerpo se renueve y regenere y nuestra mente se expanda.

En estado de relajación nuestro cerebro emite ondas alpha (de menor intensidad que las que se emiten durante el estado de vigilia). Estamos relajados pero alerta, un estado que facilita la regeneración celular.

En nuestra vida ordinaria utilizamos mayoritariamente el hemisferio izquierdo, encargado de analizar, sintetizar, organizar mediante el lenguaje y la lógica y elaborar el conocimiento intelectual subjetivo, dejando de lado el hemisferio derecho, quien procesa la información novedosa y las emociones, y abarca el conocimiento intuitivo, espacial, imaginativo, objetivo e impulsivo.

Durante la meditación, se equilibran los dos hemisferios y como resultado a menudo se activan nuestros sueños o intuiciones, entramos en un estado de mayor confianza, y adquirimos una comprensión más global de nuestra vida, ya que accedemos a la totalidad de nuestra conciencia.

Efectos de la meditación:

  • Aumento de oxígeno en el organismo y aumento de las funciones del metabolismo
  • Aumento del nivel de energía y vitalidad
  • Mayor expulsión de toxinas del cuerpo
  • Descanso más profundo
  • Fortalecimiento del sistema inmunológico y mayor resistencia a enfermedades
  • Equilibrio de la tensión arterial
  • Mayor resistencia frente a hábitos erróneos: comidas excesivas, tabaco, alcohol en grandes cantidades..
  • Reducción del estrés
  • Mayor capacidad de concentración y efectividad mental
  • Predominio de los pensamientos tranquilizadores o positivos, mayor seguridad y confianza

Contacta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si sigues navegando, entendemos que aceptas su uso según nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies